Antonio Alcántara se ha convertido en una singularidad cuántica (Jot Down)

En 2011 se publicó este hilo en uno de los foros más importantes en habla hispana, cuya idea original data de 2008 y que fue recopilada en 2010 dentro del libro Hervir un Oso, de Jonathan Millán y Miguel Noguera, y cuya lectura recomiendo decididamente.

A grandes rasgos viene a decirnos que “[…] como el tiempo en Cuéntame avanza ligeramente más deprisa que la realidad que narra, las sucesivas sub-series serán progresivamente más veloces que sus series modelo.Siguiendo esta progresión, la velocidad de las sub-series iría en aumento hasta alcanzar la máxima velocidad posible: la velocidad de la luz.”

El ingeniero y matemático Santiago García rebatió públicamente esta teoría indicando que era “Totalmente erróneo. El tiempo en la serie no avanza de forma proporcional con el tiempo de la realidad. Para empezar porque hablamos de un sistema discreto y no continuo, siendo un episodio de varios minutos ¿90? a la semana durante unas semanas ¿13? ¿26? al año, de tal manera que extrapolar no es válido”.

No obstante, y a la espera de que alguien más cualificado, como puede ser mi compañero Juan José Gómez Cadenas corrija mis cálculos, voy a contemplar esta hipótesis e intentar definir en qué términos se puede comprender el hecho de que Antonio Alcántara alcance la velocidad de la luz. Lee esta historia en Jot Down