Las cuatro finales del Arma-K (Jot Down)


Hoy es 4 de febrero de 2013.

Esta madrugada se ha disputado la Super Bowl XLVII entre los Baltimore Ravens y los San Francisco 49ers.

Durante unas dos horas de juego efectivo, una hora exacta de juego real y algo más de cuatro si le sumamos el prepartido, las interrupciones publicitarias y el espectáculo del medio tiempo, el Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans se ha llenado con más de 70.000 espectadores, la voz y los contundentes balanceos deBeyoncé Knowles y con 11 hombres acorazados intentando hacer pasar un balón oblongo tras una línea mientras otros 11 hombres igualmente blindados trataban de evitarlo.

Me pregunto cuántos de esos 70.000 espectadores estuvieron en el mismo estadio —cuando aún se llamabaLouisiana Superdome— tras ver sus hogares destruidos por el huracán Katrina. Cuántos, hasta ayer, no habían vuelto a mirar a ese techo que fue su “último refugio” en agosto y septiembre de 2005. Cuántos habrían podido ir al partido y decidieron no asistir para no dar una coartada a sus recuerdos. Lee esta historia en Jot Down