Superman y la necesidad de la fe (Jot Down)

—Cuando crezcas vas a tener que tomar una decisión.
—¿Y por qué no puedo seguir fingiendo que tan solo soy tu hijo?
Man of Steel. Zack Snyder y David S. Goyer. 2013
Desconozco dónde estarán leyendo este artículo. Quizá en el escritorio de su habitación con un ordenador de sobremesa; puede que en el portátil de su puesto de trabajo (presten atención no les descubra el jefe o ese compañero chivato que les tiene enfilados); a lo mejor en una tablet de última generación mientras se recuestan cómodamente en la cama; quién sabe si en la pequeña pantalla de un smartphone, de pie, en el abarrotado vagón de la línea 6 del Metro que toman cada día para ir a la universidad. Fíjense en lo que tienen alrededor: la pared, la madera del escritorio, el marco de la ventana y el vidrio y más allá las hojas de una acacia aleteando al viento del primer verano, los zapatos de tacón que martirizan los pies de la recepcionista de su oficina, la lámpara de la mesilla de noche, el gotelé del techo o las sábanas verdes que siempre cambian cuando cambia la estación, las marcas de sudor en la axila de ese viajero que se les acerca tanto en el tren, la sonrisa de la chica de enfrente que balancea la cabeza al ritmo de la inaudible música que suena en sus cascos, el pavimento plástico del vagón, el agarradero metálico al que se están aferrando con su mano libre o el reflejo de su propia cara diluido en el cristal de la puerta del metro.

Eso que están viendo y oyendo y oliendo se llama realidad y están envueltos en ella. Ahora vamos a darle la espalda un momento... Lee esta historia en Jot Down