Pacific Rim: Guillermo del Toro y los monstruos colosales (Jot Down)


Si Cecil B. de Mille decía que «una película debe empezar con un terremoto y desde ahí subir hasta el clímax», el último filme de Guillermo del Toro parece tomarse la parte inicial de esta premisa muy en serio: en el primer minuto del metraje, vemos como una garra del tamaño de dos camiones articulados derriba el puente Golden Gate de San Francisco de un zarpazo.

Yo también me la voy a tomar muy en serio: Pacific Rim es una mierda. Ahora vamos a ver por qué, eso sí, atiborrando esta reseña de spoilers.
1. Porque el driven by the shot acaba generando dei ex machina

Como ven, he introducido un anglicismo y un latinajo en una sola frase; tienen ustedes permiso para golpearme con un bate de béisbol por soltar semejante pedantería.

Bien, una vez recuperado del impacto, voy a intentar explicar qué leches quiero decir... Lee esta historia en Jot Down