De la Voyager 1 a Bron/Broen. Cuatro caminos que llevan a ninguna parte (Jot Down)


La sonda Voyager 1 ha abandonado el sistema solar.

Son nueve palabras como podrían ser otras nueve distintas, pero si las leen —si las piensan— forman una frase que casi duele. Una frase que entra en la cabeza por la nariz, como un líquido frío bebido muy rápido que congela el cerebro con una punzada en el interior del cráneo. Un objeto creado por el hombre ha salido de la burbuja de influencia del Sol y ha comenzado, efectivamente, un viaje interestelar.

El doce de septiembre de 2013 la sonda Voyager 1 abandonó el sistema solar, y se encuentra ahora mismo a diecinueve mil millones de kilómetros de nuestro sol. Se encuentra en un lugar entre dos estrellas. Quizá hayan leído que el ingenio espacial lleva saliendo de nuestro sistema solar desde hace más de un año, pero la NASA no confirmó hasta el pasado día doce que los sensores de la sonda registraban plasma interestelar.

¿Y a dónde va la Voyager 1? ¿Cuál es su camino? Lee esta historia en Jot Down