Trece canciones para trece décadas de música negra (Jot Down)


(...) En efecto, hay otro Steve McQueen en el mundo del cine. Es el director de Hunger o Shame, si bien antes fue vídeoartista e incluso ganó el prestigioso Turner Prize en 1999. Es británico y sí, es negro.

Es curioso, porque cuando pensamos en actores y actrices de raza negra tampoco es que la cantidad sea enorme, pero sí que recordamos a un buen puñado de ellos: Denzel Washington, Idris Elba, Sidney Poitier, Halle Berry, Whoopi Goldberg, Rosario Dawson… Sin embargo, ¿sabrían decirme de memoria unos cuantos directores de ascendencia africana? Ya, yo tampoco.

Pues en el mundo del arte la cosa es aún peor. Piensen en algún escritor o escritora negros: Toni Morrison y porque ganó el Nobel. ¿Directores teatrales? ¿Dramaturgos? ¿Escultores? ¿Pintores? ¿Arquitectos? Sí bueno, alguno hay más o menos conocido. Más o menos. Más bien menos.

Sin embargo, hay una disciplina artística que parece escapar a esta suerte de aversión hacia los creadores de raza negra. Es la música. Lee esta historia en Jot Down