La silueta del cielo (Fàbrica Futur Barcelona)


(Artículo escrito para #ffbcn | Fàbrica Futur Barcelona

En las películas norteamericanas, a menudo asistimos a escenas donde una pareja de jóvenes enamorados detiene su coche en lo alto de una colina, prestos a dar rienda suelta a las hormonas que les tienen rellenitos de apasionadas burbujas. Luego pueden consumar su amor, a veces solo se dan un par de castos besitos, y con cierta frecuencia, algún asesino psicópata o entre sobrenatural les pilla por sorpresa para dar buena cuenta de sus atolondrados cuerpos.

Sea como fuere, el coche siempre se para al borde de una colina o una pendiente descendiente con vistas a la ciudad. Frente a las luces de la ciudad.

Y es que cada ciudad tiene una silueta característica. Una silueta definida por las formas de los edificios, pero también por los pavimentos de las calles y por las ventanas de las casas y por la arena de las playas y por los mástiles de los barcos. Por eso el skyline de Barcelona es tan bonito cuando se mira desde Montjuïc o desde la cubierta de l’Illa Diagonal.

Pero si se fijan un poco, a veces no hay que ir demasiado lejos ni subir demasiado alto para entender la silueta de la ciudad. A veces basta con asomarse a una ventana o con tumbarse junto al Mediterráneo de la Mar Bella y mirar. A veces basta con levantar la cabeza al cielo y dejarse llevar por su envolvente.

A veces solo tenemos que escucharla respirar. Como hace Rob Whitworth en su formidable vídeo Barcelona GO!, en el que mediante un ingenioso sistema de stop-motion y grabado con cámara en mano, grúas y hasta con drones, recorre nuestra ciudad y todos sus rincones. Desde las callejuelas del Raval hasta el Palau de la Música y desde el Tibidabo hasta la Plaza de las Arenas. El resultado es un mosaico poliédrico y libre; una versión múltiple de la ciudad que va más allá de las postales turísticas y de los suvenires de todo a 100.

Porque, en el futuro, el skyline de Barcelona será todo lo que nosotros queramos entender, experimentar y compartir de ella. Será una nube de pensamiento y emoción. Será la silueta del cielo.