Una Barcelona juguetona (Fàbrica Futur Barcelona)


(Artículo escrito para #ffbcn | Fàbrica Futur Barcelona)

¿Sabían que más del 47% de la superficie total del Gran Londres es zona verde? Entre los grandes parques, los parques pequeños y los patios ajardinados de manzana, nos da un total de casi 740 kilómetros cuadrados de superficie vegetal. Y teniendo en cuenta que en Londres viven unos ocho millones de personas, resulta que tocan a más de noventa metros cuadrados por londinense. La cifra puede parecer normal, pero piensen en lo que significa: a cada habitante de Londres, hombre, mujer, niña o niño, le corresponde una superficie ajardinada similar a la de un piso medio de Barcelona. Toda una vivienda entera.

Desgraciadamente, la superficie que nos toca a los barceloneses es mucho menor. Apenas 6,57 metros cuadrados por habitante, según un estudio de 2009. Si atendiendo a la Organización Mundial de la Salud, a las ciudades les debería corresponder al menos una superficie verde de 15 metros cuadrados, entenderán que aún tenemos mucho por mejorar y crecer.

Pero para eso está el futuro, claro. Para mejorar y para crecer.

Porque la ciudad es su silueta y sus calles y sus edificios. Pero también son sus niños. Y a los niños les gusta jugar en la hierba y entre los árboles. Corretear entre las palmeras del Parc Joan Miró y remojarse bajo los pulverizadores de Diagonal Mar. Triscar por la montaña y revolcarse en la tierra. Y no nos engañemos, a los adultos también nos gusta. Nos gusta salir a correr por el Guinardó y tumbarnos a mirar el cielo a la sombra de un pino de los Jardins del Turó del Putget.

Son muchos nombres, sí, porque son muchos parques. Aunque aún sean pocos.

Pero para eso está el futuro. Para que cuidemos los que tenemos. Para que caminemos por ellos y los respiremos. Y también para que disfrutemos de los nuevos que aparezcan. Porque a los niños y a los adultos nos gusta jugar. Y una ciudad para jugar es una ciudad verde.