Instrucciones para mapear un territorio no cartografiable (Yorokobu)

MAPA DE LA HISTORIA DE LA CIENCIA FICCIÓN SEGÚN WARD SHELLEY
No puedes mapear el sentido del humor.

Terry Pratchett.
No, no podemos mapear el sentido del humor. Ni tampoco el cariño que sentimos hacia nuestra pareja o nuestra madre o nuestro coche. Pero sabemos que son distintos. Como sabemos que es distinta la intención de voto según determinadas edades o las inquietudes literarias dependiendo del grado de formación del lector o incluso qué colores eligen los hombres de 40 años para sus zapatos. Entonces, si sabemos que existe una discretización de la realidad, a lo mejor podemos llevarle la contraria a Pratchett e intentar mapearla, intentar plasmar la huella de nuestro recorrido por ella. Al fin y al cabo, como dijimos en el artículo anterior, El ser humano siempre ha necesitado cartografiar el mundo. Todo su mundo. Incluso el que, a priori, parece imposible. Lee esta historia en Yorokobu