Una casa inspirada en la música de Radiohead (Yorokobu)


«Necesitamos casas del mismo modo que necesitamos ropa, la arquitectura estimula a la moda. Es como el hambre y la sed: los necesitamos a ambos».

Karl Lagerfeld.
El mundo está lleno de edificios. La mayoría son bastante feos, algunos son agradables y unos pocos –al menos porcentualmente- son estupendos, bellísimos. Formidables. Y son esas construcciones en las que nos fijamos cuando definimos nuestra ciudad. Es esa arquitectura la que solidifica la imagen que queremos retener de nuestro mundo. Cuando piensas en Barcelona, no se te viene a la mente las fachadas oscuras e insalubres del Raval: recuerdas La Pedrera. Cuando piensas en Madrid, no imaginas cientos de hectáreas recubiertas de anodinos bloques terminados en ladrillo visto: nombras al edificio Capitol. Lee este artículo en Yorokobu