La arquitectura del presente es imposible sin ordenadores // Parte 1 (Yorokobu)

Tablero, cartabón, escalímetro… no sabía que «Cómo conocí a vuestra madre» se desarrollaba en los años 20.
«Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia».
Arthur Charles Clarke.

Siempre que pensamos en arquitectos nos imaginamos a señoras o señores bien vestidos pero no especialmente trajeados; ya sabes, casual. Así nos los presentan los libros, las películas y las series de televisión. Eso sí, con frecuencia los vemos cerca de un casco de obra, a menudo con lápices y rotuladores a mano y siempre, siempre, siempre encima de una gran mesa de dibujo, dando vueltas alrededor de una maqueta a escala, o con un enorme tubo para llevar los planos colgados del hombro. También suelen trabajar contra reloj, envueltos en grandes proyectos de rascacielos o edificios de empaque, además de lidiar con otras aventuras tangenciales a la profesión. Lee esta historia en Yorokobu