¿Cuánto pagarías por este artículo? (Jot Down para Dropcoin)



¿Cuánto pagarías por lo que te emociona, te instruye o te abre los ojos? ¿Y por lo que te irrita y rebates y discutes? ¿Cuánto pagarías por lo que compartiste y comentaste en charlas de bar y en las líneas de internet? ¿Cuánto pagarías por todos esos minutos o esas horas o esos días en los que, en definitiva, te divertiste? ¿Cuánto pagarías por ser más grande? ¿Por ser mejor?

En Dropcoin le han dado la vuelta al concepto de crowdfunding. No pagas por algo que aún no existe: pagas por lo que te gusta, después de haber decidido que te gusta. Pagas por saber cómo era el baloncesto hace treinta años, por entender el porno tentacular, por divertirte con el círculo de acreción de un agujero negro o con el calor de los fotones o con Walter White. Por reír o por pensar o por llorar. Incluso, si quieres, por irritarte y discutir.

¿Y cuánto pagas? Pagas una implicación, una colaboración. Una moneda, que es un símbolo y un gesto. Pulsar en un botón que es más que un «me gusta». (Lee este artículo en Jot Down).