La arquitectura del futuro será imposible sin ordenadores // Parte 2 (Yorokobu)



El planteamiento es muy sencillo, el diseñador se baja del pedestal creativo y lo único que hace es proponer una serie de parámetros de guía; luego es el ordenador el que, mediante esas reglas, genera un resultado formal e incluso físico. Y este resultado puede ser tan complejo como los parámetros introducidos o la propia capacidad computacional. Desde el mejor posicionamiento de un edificio respecto a la contaminación acústica o el empuje del viento, hasta la creación de envolventes autorreguladas mediante sistemas informáticos.

El diseño paramétrico o la fabricación digital elevan la proposición de Woods a la enésima potencia. A una potencia solo alcanzable por la musculatura computacional y cuyos desarrollos y resultados, en permanente avance, están destinados a cambiar la manera de entender los edificios y las ciudades. En definitiva, cambiarán la arquitectura y el mundo. Lee este artículo en Yorokobu