Arquitectura corporativa (I): la sede de Apple, un OVNI entre manzanos. (el Economista)



Porque el Apple Campus 2 es un eficaz, agradable, energéticamente sostenible, carísimo y enorme edificio de oficinas. Pero es solo eso: un edificio de oficinas. No hay ni rastro de la innovación espacial y arquitectónica que se le supone a Norman Foster y tampoco hay el menor indicio de ese enfoque fresco y revolucionario que Apple imprime a todos sus productos. Es un bonito edificio anular. Seguramente será el edificio corporativo tecnológicamente más avanzado del planeta, pero está lejos de ser el edificio corporativo más sugerente y más interesante del mundo de la arquitectura.

Según empleados de Foster + Partners, los diseños iniciales del proyecto planteaban un edificio más libre, más orgánico, pero la progresiva injerencia de Apple en el desarrollo terminó conformando esa imagen de colosal nave espacial robusta, impermeable, decididamente hermética pese a los cientos de miles de metros cuadrados de vidrio que la recubren. (Lee esta crítica en el Economista)

Porque el Apple Campus 2 es un eficaz, agradable, energéticamente sostenible, carísimo y enorme edificio de oficinas. Pero es solo eso: un edificio de oficinas. No hay ni rastro de la innovación espacial y arquitectónica que se le supone a Norman Foster y tampoco hay el menor indicio de ese enfoque fresco y revolucionario que Apple imprime a todos sus productos. Es un bonito edificio anular. Seguramente será el edificio corporativo tecnológicamente más avanzado del planeta, pero está lejos de ser el edificio corporativo más sugerente y más interesante del mundo de la arquitectura.
Según empleados de Foster + Partners, los diseños iniciales del proyecto planteaban un edificio más libre, más orgánico, pero la progresiva injerencia de Apple en el desarrollo terminó conformando esa imagen de colosal nave espacial robusta, impermeable, decididamente hermética pese a los cientos de miles de metros cuadrados de vidrio que la recubren.
A fecha de hoy, la obra continúa su construcción a buen ritmo. Habrá que esperar a 2016 o 2017 para comprobar si la nueva sede responde únicamente a la imagen superficial de Apple o tiene algo del espíritu intrínseco de la compañía. A menos que yo esté equivocado y el verdadero espíritu intrínseco de la compañía no sea otro que el de un OVNI gigantesco e impasible en medio de un campo arbolado, que también podría ser.


PUBLICIDAD


Comentarios 5


#1
15-04-2015 / 14:57
ANTI-TONTOS
Puntuación -13
haber si se desplaza la falla de San Andrés y se los traga la tierra

#2
15-04-2015 / 20:14
No hay más ciego que quien no quiere ver
Puntuación -8
Tontos para los que se manifiestan ente la "nueva sede" del BCE y tengan un IPHONE.

Hipocresía por doquier.

#3
16-04-2015 / 17:58
llamando
Puntuación 8
Pues no te digo nada de un papa que tiene una ciudad...

#4
16-04-2015 / 18:01
lo que faltaba
Puntuación 6
2 ¿A partir de ahora los que tengan Iphone no pueden protestar porque despilfarren en la nueva sede y se lo cobren vía impuestos?

#5
16-04-2015 / 18:02
Nomedigas
Puntuación 6
2 ¿Que sólo Ghandi podría protestar contra el despifarro?

Deja tu comentario
Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:
Regístrate aquí para comentar como usuario
Usuario
Facebook
Google+

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.


Leer más:  Arquitectura corporativa (I): la sede de Apple, un OVNI entre manzanos - elEconomista.es  http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/6631493/04/15/Nueva-arquitectura-corporativa-I-el-platillo-volante-de-Apple-de-5000-millones.html#Kku8mv5rdgll3xmI