Cowboys en el barrio. (Yorokobu)



Fundado hace casi tres décadas, el club de equitación urbana de la calle Fletcher es una organización sin ánimo de lucro que recoge la tradición centenaria y prácticamente desconocida de los cowboys negros. Es una asociación localizada en Strawberry Mansion, uno de los barrios más duros de Filadelfia, que ve alterado su paisaje diario con el trotar de los equinos. Y lo ve alterado para bien, porque no es solo un club de hípica más o menos informal, sino que da trabajo a los chicos de los entornos más desfavorecidos, algunos de los cuales están en rehabilitación por delitos pasados y otros tan solo buscan una afición distinta. Además, los chavales más entrenados enseñan a los más jóvenes tanto a montar como a cuidar los más de 30 caballos de los que disponen, alentándoles también a que no abandonen los estudios y a que persigan la excelencia académica. (Lee este artículo en Yorokobu)