Arquitectura corporativa (III): la nueva sede del BBVA, el poder de la silueta. (el Economista)



La nueva sede del BBVA cuenta con unos 114.000 metros cuadrados de espacio de oficinas, la mayor parte de los cuales se sitúan en un edificio plano de tan solo tres plantas de altura atravesado por patios alargados que ofrecen luz y ventilación. Los arquitectos bautizan a este volumen como "La Alfombra": un tejido entretejido y perforado por espacios abiertos y en su mayoría diáfanos.

Sin embargo, todo el complejo tiene un nombre mucho mejor. Uno que le han dado los propios trabajadores que ya han empezado la mudanza a las nuevas instalaciones y que, probablemente, acabe siendo abrazado por los madrileños: "La Vela". Porque en el centro de esa alfombra se horada una gran plaza arbolada cuya envolvente se levanta como marineros izarían un aparejo naval. Y aparece la silueta. Una curva irregular, casi dibujada a mano alzada, de 93 metros de altura pero apenas 13 de ancho. (Lee esta crítica en el Economista)