La aspiradora urbana que limpia el aire y, de paso, fabrica joyas. (Yorokobu)



En palabras de Roosegaarde, se trata de «la aspiradora de contaminación más grande del mundo». En efecto, la Smog Free Tower es un artefacto que se dedica a aspirar el entorno de su alrededor y, mediante un sistema de filtros, atrapar las partículas contaminantes expulsando aire limpio en su lugar. Como una aspiradora pero a lo grande. A lo muy grande. De hecho, el primer prototipo inaugurado en Róterdam el pasado mes de septiembre mide siete metros de alto por dos de ancho y, según su creador, limpia 30.000 m3 de aire cada hora, consume la misma electricidad que una cafetera y es alimentado por energía solar. (Lee este artículo en Yorokobu)