Lencería para después de un cáncer. (Yorokobu)



Para Nalini «El cáncer de mama deja a las mujeres en un estado muy vulnerable durante el tratamiento, y eso se traduce en una baja autoestima. No es nada fácil hacer frente a esta enfermedad y es incluso más difícil cuando la enfermedad te quita algo tan único como es el pecho, lo cual te hace sentir fea. Entonces dije: ¿Por qué no traer belleza a quien la necesita tanto?». Así, las fotografías de su colección no se limitan a enseñar las piezas, sino que adoptan una estética voluptuosa y estilizadísima: la de las pin-up de los 50. Desde la propia ropa hasta la pose y la actitud de las modelos, la mayoría verdaderas pacientes del hospital Pérola Byington de São Paulo, especializado en cáncer de útero y mama. (Lee esta historia en Yorokobu)