Cuando Julio Verne conoció a Nellie Bly, la mujer que batió el récord de Phileas Fogg. (Jot Down para Fundación Telefónica)



En efecto, en la San Francisco Terminal Railway le esperaba un tren privado fletado por el New York World, el periódico para el que escribía. Lo habían bautizado «Miss Nellie Bly Special». Tras cuatro días en los que el tren batió todos los récords de velocidad, con una asombrosa media de sesenta kilómetros por hora, la joven periodista puso un pie en el andén de la estación de Jersey City, New Jersey. Allí la aguardaba una muchedumbre vitoreándola, al frente de la cual destacaba Pultizer, editor y dueño del World. Eran las 15:51 del 25 de enero de 1890 y Nellie Bly acababa de dar la vuelta al mundo en setenta y dos días. Lo había conseguido. Había superado a Phileas Fogg. (Lee esta historia en Jot Down)